Infidelidad: cada vez hay más mujeres bajo la lupa de detectives

Hoy son las principales presas de los "sabuesos" privados. Ellas trabajan y se sienten dueñas de sus cuerpos. Se cuidan más que los hombres a la hora de dejar indicios y señales. Y no revelan su secreto ni a sus amigas íntimas.

Boleros, tangos, novelas, películas, miles de historias atravesadas por la eterna (¿inevitable?) traición amorosa entre hombres y mujeres. Tema viejo si los hay, ¿qué podría decirse de nuevo sobre la infidelidad? Que hoy en día ellas juegan tan fuerte como los hombres. La mitad de las mujeres de más de 35 años ha tenido al menos una experiencia extramatrimonial, dice una investigación del Journal of Couple and Relationship Therapy. Las agencias de detectives locales confirman la cuestión: hoy sus principales presas son las mujeres.

Aclaración pertinente: se dice que los hombres son los principales clientes porque tienen más plata. Es posible: un detective puede cotizar su jornada en mil pesos. La psicóloga Irene Meler -especialista en género- sostiene que los hombres recurren más a los detectives "porque son más posesivos y paranoicos que las mujeres".

Aun en la infidelidad, las diferencias de género son imborrables. Dicen los detectives que el hombre puede tener muchas amantes mientras que las mujeres suelen engañarlo con un solo novio. También dicen que ellas son mucho más perceptivas, que enseguida se dan cuenta si el hombre tiene una historia fuera de casa, y que en cambio los hombres desconfían cuando ya está todo dicho.

"Actualmente tengo más clientes hombres que mujeres. Los seguimientos pedidos por los hombres son los más fáciles. Ellos vienen a pedir que investiguen a su mujer cuando ya es obvio que tienen un amante y están a punto de echarlos de la casa", explica a Clarín Raúl Di Nucci, gerente de la agencia Cie Investiga.

Ocurre que la mujer es mucho más cuidadosa a la hora de tener sexo fuera del matrimonio. No deja indicios ni señales. Y es uno de los pocos secretos capaz de callar, aun ante sus mejores amigas. Ya lo dice Joaquín Sabina: "Los hombres engañan más que las mujeres; las mujeres, mejor".

En la agencia El detective privado, Alan dice que "todo está equiparado entre hombres y mujeres". Y avala la intuición femenina: "Si una mujer desconfía tiene razón, no se equivoca. El hombre tiene tan poca percepción que a veces nos contrata y la mujer no tiene ningún amante". Pablo, de Infidelidad Cero -agencia que ofrece el servicio de psicólogos además de los detectives- dice que la infidelidad de la mujer ahora "se visualiza más" y hace hincapié en el rol de la tecnología: "Internet, chat, celular, todo favorece para que el engaño sea más fácil y discreto". Claro que estos detectives se meten en computadoras, celulares y hacen seguimientos satelitales de autos.

"Aumentaron los contratos de los hombres porque la infidelidad de la mujer está a la misma altura", confirma el detective Miguel Maiolino, de la agencia Newbery. Daniel Pinedo, de Troyan Detectives, corrobora el mismo grado de infidelidad "porque la mujer trabaja y tiene más independencia económica y medios tecnológicos". "Asistimos a un crecimiento de la infidelidad que igualó a hombres y mujeres -dice la sexóloga Diana Resnicoff-. La mujer trabaja, se autoabastece, y entonces reclama, elige, se siente segura y dueña de su cuerpo. Perdió el miedo y no acepta que su compañero tenga otras historias".

¿Qué hacer con la infidelidad?

El psiquiatra Pedro Horvat, de la Asociación Psicoanalítica Argentina, lo explica así: "Hay una fidelidad que es la de los juramentos, que tiene que ver con aspiraciones ideales. Hay otra fidelidad cotidiana, ardua e imperfecta, que se construye día a día entre dos personas a partir del amor, la tolerancia y el entendimiento sexual. Por ello, la fidelidad no se jura ni se reclama: se obtiene".

El protagonista de "El último encuentro", genial novela del húngaro Sándor Márai, se pregunta: "¿Qué significa la fidelidad, qué esperamos de la persona a quien amamos? ¿Exigir fidelidad no sería acaso un grado extremo de la egolatría, del egoísmo y de la vanidad, como la mayoría de las cosas y los deseos de los seres humanos? Cuando exigimos a alguien fidelidad, ¿es acaso nuestro propósito que la otra persona sea feliz? Y si la otra persona no es feliz en la sutil esclavitud de la fidelidad, ¿amamos a la persona a quien se la exigimos?". No tiene respuesta.

FUENTE PERIODISTICA: Clarin, Domingo 03 Agosto 2008 - Por Mariana Iglesias

 

CIE INVESTIGA S.R.L | LLAMENOS: (011) 4519-2564

DETECTIVES PRIVADOS EN ARGENTINA: AGENCIA DE INVESTIGACIONES LEGALMENTE HABILITADA

Detectives Privados Argentina
CIEINVESTIGASRL.COM.AR

© 2016  |  Políticas de privacidad

José Ingenieros 3030 - San Isidro, Bs.As

Teléfonos: 4519-2564 / 4519-2523

INVESTIGACIONES PRIVADAS

  Detectives privados

  Infidelidades

  Seguimientos

  Paraderos

  Investigaciones telefónicas

ACERCA DE CIE INVESTIGA

  Quienes somos

  Prensa

  Contacto

  Términos de uso

  Sitemap

LINKS

  Investigadores Privados

  Guía de detectives

  Premium Design

  SEO Argentina

  Links

Ir Arriba